¡Que el sol no dañe tu piel!

Consejos para cuidar nuestra piel en verano

Noelia Mejía

El sol nos afecta…
En verano tenemos una mayor pérdida de agua en las capas internas debido a la vaporación. Damos la bienvenida a los radicales libres por la radiación ultravioleta y, esto, hace tener una aceleración del envejecimiento en nuestra piel. Debido al exceso de exposición podemos observar manchas.

Antes te cuento…

La piel fina y sensible. El sol afecta más y tienden a secarse más aún. En este tipo de pieles aparecerán antes las arrugas por lo que es muy importante usar productos para nutrir en verano.
A partir de los 40 años aproximadamente, el cuerpo femenino sufre un descenso de estrógeno y progesterona que le afecta en distintos aspectos, como por ejemplo, la calidad y aspecto de la epidermis. La piel se vuelve más fina y va perdiendo agua progresivamente .

¡Pero también tiene beneficios!
Como por ejemplo la vitamina D. ¿Sabías que también tiene una acción antidepresiva?

TIPS PARA DISFRUTAR DEL SOL SIN QUE DAÑE TU PIEL

I. Hidrátate por dentro
Cuando hace calor el cuerpo pierde hidratación. Beber zumos naturales de frutas (además de ser una opción antioxidante) nos ayudará por dentro y por fuera. También llevar siempre encima una botella de agua debería ser obligatorio.

II. Protección solar
¡Paso obligatorio antes de pisar un pie en la calle!
Aplícatelo unos 20 o 30 minutos antes de que te de el sol y repite la aplicación durante la exposición solar.
Hace unos días hablé sobre los protectores solares que ahora puede venirte muy bien leer (protectores solares, cuál elegir)

III. Complementos que ayudan a protegernos del sol
Si pensabas que bastaba con poner un poquito de protección… ¡estabas equivocada!. ¿Cuántas personas utilizan protección solar en los labios?. Empieza a protegerte los labios con spf 15 para evitar unos labios secos y sin brillo.
Utilizar gafas de sol hará que no tengamos que fruncir tanto el ceño y arrugar los ojos. Es una manera muy fácil de evitar arrugas en la frente o lucir esas patas de gallo.
¡Que no se te olvide usar gorra o sombrero!

IV. En los días nublados…
También debemos proteger nuestra piel ya que seguimos recibiendo radiación solar y, si no nos protegemos, podemos quemarnos y exponernos al envejecimiento prematuro. ¡Evitemos parecer más mayores de lo que somos!

V. Hidratar más de lo habitual la piel
Tener la piel hidratada en esta época es súper importante. Hazlo con emulsiones ligeras, de aceite en agua para que pueda extenderse más fácilmente.
Evita el uso de aceites, vaselinas o siliconas ya que crean una especie de «film» sobre la piel evitando que el agua se vaya. Pero sin embargo, después, ocurre un efecto de compensación y efecto rebote.
Es decir, al aplicar alguno de estos productos taponamos la piel impidiendo que pierda agua. Cuando se pierde el efecto de estos productos la piel actúa más rápido. Como consecuencia hay una deshidratación mayor. ¿Y qué quiere decir esto? Como consecuencia nuestra piel podrá verse más seca, las líneas de expresión se notarán más y es posible que nuestra piel esté más expuesta al sol.

VI. Exfolia la piel
Exfoliar la piel ayuda a eliminar las células inservibles y favorece a la regeneración de la piel. ¡Después hidrata tu piel!

VII. ¿Duchas con agua fría?
Las duchas con agua muy caliente hacen que nuestra piel se vea más seca. Date duchas con agua tibia y juega a cambiar de vez en cuando a agua fresquita por tus piernas ya que estas pueden sentirse más hinchadas, pesadas e incluso doler por el calor. ¡Es horrible!

¡Aún estamos a tiempo de prevenir el daño que puede ocasionarnos el sol!

¿Preparada para comenzar el verano?
Noelia Mejía

Publicado en

Deja un comentario